miércoles, 19 de agosto de 2009

BOLIVIA REIVINDICA EL ORIGEN DEL BAILE DE LA DIABLADA. MONUMENTOS ARQUEOLOGICOS DE 1600 DEMUESTRAN QUE LA DANZA ES BOLIVIANA

El Ministerio de Culturas y la Asociación de Conjuntos Folklóricos (ACFO) aseguraron que la Unesco, al declarar al Carnaval de Oruro como “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad”, también inscribió automáticamente a la danza y al traje de la diablada como parte de esa denominación.
“La Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) al declarar Patrimonio al Carnaval (2001) avaló toda una investigación que se hizo sobre cada uno de sus componentes. Entre éstos están las danzas y de éstas, la principal es la de la diablada”, dijo el ministro de Culturas, Pablo Groux.
El lunes 17 de agosto el gobierno boliviano inició una campaña nacional e internacional por los medios de comunicación para reivindicar la danza de La Diablada y promover el Carnaval de Oruro como un destino turístico y como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.
El gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia mediante su
cartera de culturas convocó a la ciudadanía a defender el patrimonio intangible del país, en el caso especifico de la danza de La Diablada por el uso indebido del traje del baile típico símbolo del carnaval de Oruro por parte de la representante peruana al Miss Universo Karen Schwarz en el categoría de traje típico.
La “Jornada de Reivindicación de La Diablada Boliviana” se desarrollará en la Plaza Murillo el día jueves 20 de agosto. Participarán cinco fraternidades que se presentan en el Carnaval: La Gran Tradicional Auténtica, Conjunto Tradicional Folklórico, Fraternidad Artística y Cultural, Diablada "Ferroviaria" y Diablada Artística "Urus".
El presidente de la Asociación de Conjuntos Folklóricos de Oruro (ACFO), Jacinto Quispaya, ratificó la presencia de las cinco diabladas que traerán todo su esplendor a La Paz. Manifestó que el lunes se reunirán los presidentes de las cinco fraternidades para definir los últimos detalles de su presencia en la sede de gobierno.
El ministro de Culturas, Pablo Groux, expresó a las autoridades del vecino país no especular ni malinterpretar el traje que presentó su representante, para no hacer daño al prestigio de la danza y al Carnaval de Oruro, recordó que varias de nuestras representantes fueron a diversos concursos con trajes de diablesas y en específico se refirió a Rosario Rico Toro, quien ocupó el tercer lugar en el Miss Universo en 1990.
El Ministerio de Relaciones Exteriores y Cultos de Bolivia, la Prefectura del Departamento de Oruro, el Gobierno Municipal de Oruro, el Comité de Etnografía del Folklore de Oruro, la ACFO, el Servicio Nacional de Propiedad Intelectual (SENAPI) en Oruro, entre otras instituciones se suman para defender el patrimonio cultural del país.






PIEZA LÍTICA DA PISTAS SOBRE EL ORIGEN DE LA DIABLADA

Autoridades e investigadores bolivianos evidenciaron la semana pasada, en la región potosina de Colquechaca, la existencia de una pieza lítica que se constituiría en una de las primeras imágenes del rostro de diablo, que hoy se replica en la caretas de la danza la diablada. La pieza data del año 1600, informó René Quintana, concejal de esa comunidad.
“Recorrimos las minas prehispánicas y coloniales que están en el entorno de Colquechaca. Cuando llegamos a la mina ‘La Venganza’ encontramos un testimonio lítico de data colonial de los primeros diablos. Esto comprueba que la diablada se originó en esa región minera”, explicó ayer el historiador Luis Oporto, quien investigó la pieza junto a su colega, Rodolfo Ruso, y el antropólogo Freddy Arancibia.
Según Oporto, éste es el documento más antiguo que hace referencia a la danza de la diablada. “Se trata del rostro de un diablo colonial, que se encuentra al ingreso de la mina y que se constituye en una pieza que respalda la hipótesis de que la diablada es boliviana”, señaló el historiador. Agregó que este diablo no está tan estilizado como los que se ven en el Carnaval de Oruro. Las autoridades del lugar mostraron fotografías de habitantes de la región con trajes de diablo y máscaras similares al rostro que se encuentra al ingreso de la mina.
El concejal de Colquechaca, Rene Quintana, dijo que los estudios datan la pieza en 1600.





LA UNESCO REGISTRÓ A LA DIABLADA COMO PATRIMONIO BOLIVIANO

La participación de la representante del Perú en el certamen Miss Universo, luciendo como su traje típico un disfraz de la danza de la Diablada boliviana, llegó a generar dudas sobre el origen del baile, además de nuevos roces diplomáticos con entre La Paz y Lima.
Al respecto, el senador Tito Hoz de Vila (PODEMOS) señaló que durante su gestión como Ministro de Educación (1997 - 2001), gestionó que esta danza sea
reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)como patrimonio intangible de Bolivia.
"El año 2000, cuando yo estaba ejerciendo el cargo de Ministro de educación tuve la iniciativa de registrar al Carnaval de Oruro y nueve de sus danzas más tradicionales como Obra Maestra y Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Esta acción fue gestionada por la entonces directora nacional de Patrimonio, la cantante Zulma Yugar y el representante de la UNESCO en Bolivia Yves de la Goublaye de Menorval", dijo el senador.
La polémica que gira en torno a la Diablada surgió cuando se anunció que este 23 de agosto, la Miss Perú Universo, Karen Schwarz, llevará al certamen internacional de "Miss Universo" que se efectuará e en Las Bahamas, un traje inspirado en la danza de la Diablada boliviana.
No obstante, según las autoridades peruanas, el uso de una prenda inspirada en la Diablada puneña y altiplánica no constituye ninguna apropiación del patrimonio cultural de otro país, pues la danza es también parte del patrimonio cultural de Perú. En este marco, el congresista cochabambino aseguró que desde el año 2001, la Diablada forma parte de 18 expresiones dancísticas declaradas y catalogadas por la UNESCO en la declaratoria de Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad como
La Morenada, caporales, tinkus, incas, llameros, La Kullaguada, entre otras danzas nacionales.
"No se trata de ir a Bahamas a reclamar, sino que se debe demostrar mediante documentación que la Diablada es boliviana. Es por eso que el Ministerio de Culturas tendría que solicitar a la UNESCO una certificación de la declaratoria patrimonial para poder reclamar por los derechos de utilización de su vestimenta", sugirió el congresista.
Por otro lado, otro documento que respalda a la danza típica orureña como patrimonio nacional es el Decreto Supremo 23966, del 23 de febrero de 1995 que declara Patrimonio Cultural Artístico, Tradicional y Folklórico de la Nación a la Entrada Tradicional del Carnaval de Oruro; norma que determina en su parte considerativa que entre la gama de expresiones artísticas del Carnaval Orureño se encuentra la Diablada. Cabe destacar que el traje típico de La Diablada ha sido usado en el certamen Miss Universo en tres ocasiones, en primera instancia por Rosario Rico Toro en 1990, Verónica Pino en 1992 y Ximena Rico Toro el 2002. Otro importante aspecto que respalda la defensa patrimonial del baile es que un 25 de noviembre de 1904 fue fundada la fraternidad "Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro", hecho que demuestra que la danza era practicada por los bolivianos mucho antes que los peruanos. Finalmente, se debe recordar la emisión de cuatro sellos postales en 1968, 1987, 1997 y 2002 de La Diablada en la Serie Danzas del Folclore.





LA DIABLESA: PATRIMONIO DEL CARNAVAL DE ORURO Y DE LA DANZA DE LA DIABLADA

Por: Dehymar J. Antezana A.
Periodista de LA PATRIA
Es aquí en la “Alta Tierra de los Urus” que desde hace siglos, se ha dado origen a una de las más grandes manifestaciones culturales que pudo conocer la humanidad en el Planeta Tierra, apoyadas en una serie de relatos que fueron transmitidos a través de la oralidad, como la leyenda del Nina-Nina o del Chiru-Chiru.El majestuoso relato de las cuatro plagas que trataron de exterminar a los Urus por el capricho del semidios Wari, y que fueron salvados por una doncella que apareció en el firmamento para terminar con los invasores, cuyo testimonio se encuentra reflejado en las formaciones pétreas que rodean a la ciudad de Oruro, como el cerro de la víbora, las hormigas que fueron convertidas en arenales, el sapo hecho piedra y el lagarto también transformado en roca.
Producto de esos hechos tan trascendentales es que los Urus en agradecimiento a la bella doncella, decidieron satirizar a Wari disfrazándose de diablos, para luego bailar en honor de la Virgen María, conocida como la Virgen de la Candelaria o la Virgen del Socavón, para redimir sus pecados en una fecha específica, durante los días del Carnaval.
Es ahí que nace la danza de la Diablada, en la “Alta Tierra de los Urus” y cuyo proceso de
transformación fue lento, pero impactante, a tal punto que por esa belleza y colorido de la danza, países vecinos se enamoraron de la diablada, para tratar de imitarla en principio, aunque sin éxito y por último tratar de reivindicarla como propia, pero sin identidad, sin tradiciones, sin significados.
Después de la danza de la Diablada nacen otras expresiones, como la morenada, los caporales, los tinkus, los tobas, los doctorcitos, la llamerada, la cullaguada y otros, que con el transcurrir del tiempo se constituirían en una sola institución, como es el Carnaval de Oruro.
Dijimos anteriormente, ese proceso de evolución fue lento, pero tuvo que ver mucho el criterio e iniciativa de sus hijos, quienes con una amplia imaginación y manteniendo la tradición, crearon una serie de personajes en las danzas, que con el tiempo se convertirían en un Patrimonio, junto a la máxima expresión cultural del continente.
Ese proceso terminó en una de sus etapas, el 18 de mayo del 2001, con la declaratoria que hizo la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), al Carnaval de Oruro, como la Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.
Título que es apetecido por otras regiones del país, como La Paz, o del exterior como Perú, sin embargo, las postulaciones para la Obra Maestra en el tema intangible, fueron cerradas por la Unesco.

Un grupo de diablesas, patrimonio del Carnaval de Oruro Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad
La identidad de la danza de la Diablada es única y su bases están en Oruro, por muchos aspectos citados anteriormente, pero el tema no es discutir su origen, como en otros medios de comunicación se lo trata de hacer, señalando que esta danza abría nacido en Potosí o La Paz, y si hubiese sido así, no hay rastros de su identidad y menos algo que se pueda percibir, por el contrario la influencia tan grande de la danza de la diablada de Oruro, ha hecho que en otras regiones o países se copie esta manifestación, pero nunca pudieron, ni podrán hacerlo, con la esencia que le pusieron los orureños.
Una muestra clara de ello, es lo que aconteció en las últimas semanas con el protagonismo que asumió la representante del Perú al concurso de belleza Miss Universo, Karen Schwarz, quien
pretende mostrar una vestimenta típica de su país, pero con la identidad de la diablada de Oruro.
En realidad, no es un traje típico, porque en el Perú no hay gente que se vista como la mencionada representante, simplemente se convierte en una alegoría que utiliza los símbolos de la diablada de Oruro, distorsionando por completo, lo que podría ser el traje de la diablesa.
Reiteramos que la discusión no es acerca del origen de la danza, sino de la usurpación que una vez más sufre Oruro y por supuesto Bolivia, por un país vecino, que se dice hermano.
DIABLESAComo todo en la vida, existe una explicación del origen de todo, en este caso hay un fundamento del nacimiento del personaje de la Diablesa, su vestimenta y danza, y justamente hoy queremos reflejarlo, para que todos ustedes conozcan dónde nació o mejor dicho, dónde se creó al personaje.
Sin ir muy lejos, encontramos acá en Oruro al creador del personaje diablesco, quien al margen de ser folklorista, es investigador y muy querendón de su tierra, baila más de tres décadas en el Carnaval de Oruro, con la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada, su nombre, Jorge Vargas Luza.
Mencionó que en la creación del personaje de la diablesa, hay varios aspectos, uno el hecho de que en la diablada, en esos años, el componente humano era muy reducido.
Haciendo una relación con las morenadas, solamente en la Morenada Central había alrededor de 900 danzarines, en esa época, mucho antes de su división.
En cambio, entre las cinco diabladas no llegaban a 900. La Frat
ernidad en esa época andaba con 300, los Mañazos no pasaban de los 200, la Diablada Urus tenía algo así como 150, al igual que la Diablada Ferroviaria y la Diablada Oruro no tenía más de 40 personas.
Detalles del traje de la diablesa creado por Jorge Vargas Luza
“Eso nos preocupaba y en todas las reuniones que teníamos analizábamos qué es lo que se podía hacer para captar más gente y las diabladas vayan creciendo, porque son el eje principal del Carnaval de Oruro. Se propuso muchas opciones, entre ellas, las reducciones de las cuotas para las mujeres, becas para las mujeres que quieran bailar en la diablada, no daba resultado porque a las muchachas no les interesaba bailar en la Diablada. Uno porque tenían que bailar de China Supay y tenían que utilizar careta, pero no les llamaba la atención el hecho de vestir con polleras”, aseveró.
“El traje de diablesa me inspiró mi niña Analí que estaba a punto de cumplir 14 años. Se me ocurrió mientras le vestía de diablo a mi hijo que tenía cinco años. Mientras vestía a mi hijo jugábamos con los trajes haciéndonos la prueba, y se me ocurrió ponerle la pechera en la cara de mi hija, ahí se me vino la idea, entonces, le dije –haber ponte la pechera bien– y toda la pechera se la puse en el cuerpo de mi hija y me pareció bonito e inmediatamente consulté con mi esposa y le digo –ven, quiero que veas este traje, qué te parece– era bonito, pero era traje de hombre”, recordó.
A partir de ese momento, Vargas junto a su esposa analizaron cómo se podía constituir y confeccionar el traje, por lo que se fue formando anatómicamente el traje al cuerpo de Analí.
Se pensó en esa oportunidad que un solo traje pasaría desapercibido, pese a que el traje salió elegante. Se hizo los pañuelos a la medida del cuerpo de la modelo, sus puñeras se hicieron repujar en aluminio, se diseñaron las botas, con todos los detalles.
“Pero no veíamos que un solo traje sea notorio, por lo que nos pusimos en contacto con las mamás de otras tres muchachas y les dije de la creación del traje, pero para participar teníamos que pedir permiso a la institución, porque estábamos creando un personaje más y estábamos rompiendo la hegemonía de la China Supay y del Diablo, entonces, tuvimos que crear con una resolución”, puntualizó.
Las cuatro muchachas que lucieron por primera vez el traje de diablesa fueron Ana Rosa López, Belka Ayala, Aleida Ortuño y por supuesto, Analí Vargas, que fue la modelo donde se creó el traje.
RESOLUCIÓNEs así que el directorio de La Fraternidad emitió el 7 de noviembre de 1991, la resolución 012/91 que establecía en su parte conclusiva: “Autorizar la iniciativa presentada por el fraterno, Jorge Vargas consistente en el grupo femenino denominado Diablesas, para su integración dentro de la danza de la institución”.Al margen de la autorización, se establecían una serie de reglas que las integrantes del nuevo bloque debían cumplir, entre ellas, no ser menores de 13 o mayores de 20, solteras, sin hijos y otras.
PRESENTACIÓNDespués de la autorización del directorio de La Fraternidad, comenzó con la etapa de preparación, sin embargo, había otros aspectos que saldar.
“Luego dijimos, ¿ahora qué hacemos para que esto resulte?, entonces decidimos mantenerlo en secreto y estuvo muy bien guardado hasta el día de la entrada del Sábado de Carnaval de Oruro. En ese ínterin previo al Carnaval, tomamos contacto la señora Eggy Gonzáles y le dijimos lo que hacíamos, y le pedimos que nos ayude en crear los movimientos del nuevo personaje”, afirmó.
Se tenía el traje femenino, pero, antes de ello, las chicas en la Fraternidad no querían participar ni de los ensayos, porque el traje era masculino, muy varonil.
Faltaba la danza que sea femenina y no varonil, por lo que Eggy Gonzáles diseñó un sistema de coreografía, en pasos, en movimientos, en rotación, en traslación, ese aspecto también fue mantenido en secreto hasta el sábado de Carnaval.
Vargas sostuvo que otro de los detalles que se vio para las diablesas, era que estas tenían que ser bonitas y jovencitas, entre 13 a 20 años como máximo. “Tratamos que sean las más bonitas muchachas que podríamos encontrar porque en el concepto visual de las personas, siempre nos estamos fijando y comentando. Entonces vimos ese detalle, que tengan una figura bonita, que sean niñas alhajitas, simpáticas para que sean el botón que llame la atención al resto de las mujeres, porque en la danza de la diablada, las mujeres no se involucraban con facilidad, en ninguna diablada querían participar chicas”.
Para el día de la entrada, las diablesas fueron llevadas a la partida cubiertas con ponchos de plástico opacos, que les cubría hasta el suelo.
Al momento de entrar a la explanada para comenzar el recorrido, se les quitó los ponchos plásticos y ahí fue que se recogieron las primeras impresiones de toda la gente y principalmente de los diablos, que se sorprendieron cuando vieron a las chicas.
El efecto visual que causó fue positivo porque el nuevo personaje tuvo aceptación de inmediato.“Se logró ingresar con las diablesas ese año, las mismas chicas que representaban al nuevo personaje estaban nerviosas ese día, porque decían –si se nos ríen, si se hacen la burla y si nos maltratan- por lo que les dimos el aliento correspondiente y mientras íbamos recorriendo conseguíamos el apoyo de la gente que nos aplaudía, en fin les gustó, por el desplazamiento, el tipo del traje. Terminada la entrada, recuerdo que las fotografías estaban en la puerta del Santuario de la Virgen del Socavón, se habían movido los fotógrafos detrás de las chicas, pero de una manera considerable, todos los fotógrafos fueron detrás de ellas”.Al año siguiente, el grupo de diablesas creció a 16, un año más tarde el grupo se incrementó a 40 y para 1994, el grupo de diablesas aparecieron en las otras cuatro instituciones diablescas que participan en el Carnaval de Oruro.
Ese mismo año nació en La Fraternidad , el personaje de la China Diabla, muy similar a la Diablesa en su aspecto, pero con notorias diferencias, entre ellas, que la pechera estaba formada por el busto de la mujer, la máscara sólo estaba diseñada a medio rostro, el pollerín era más corto, ya que lo que se trataba de reflejar, era la voluptuosidad debido a que ese personaje está en la mejor época de la vida, como es la madurez. Este personaje fue creado por los fraternos, Willy Torrico y Rodolfo Ayala.
SIGNIFICADOVolviendo al personaje de la Diablesa, Vargas explicó que necesariamente había que involucrarlo dentro del proceso simbólico de la danza de la diablada, entonces, se pensó en un aspecto.
“Para empezar la mujer, la China Supay dicho en quechua, es la representación de la mujer diablo, pero la mujer diablo no es Satanás, no es Lucifer, no es Diablo, es simplemente la tentación de la carne, como se refleja en el auto sacramental escrito por Montealegre, que ahora se representa en el relato de la Diablada y los Siete Pecados Capitales. La tentación de la carne se representa desde la niñez hasta la vejez, sigue siendo mujer, la China Supay es mujer y sigue siendo mujer la tentación de la carne, desde que nace hasta que muere”, aseveró.
Dijo que es la tentación de todos los pecados, no sólo la tentación sexual sino de todos los pecados, entonces, la Diablesa representa a la tentación de la carne en su etapa juvenil, que se diferencia de la China Diabla por la edad, porque la China Diabla es una mujer madura.
Toda la concepción de la creación de los dos personajes se hizo sin vulnerar el auto sacramental, no perjudicar, ni salirse de los fueros que son las tradiciones, de lo que es el drama que se representa con la Diablada.La creación del personaje de la Diablesa, abrió la puerta del progreso para las diabladas, porque a través de ella, crecieron las cinco instituciones que participan en el Carnaval de Oruro.
Más tarde, Vargas escribió el libro: “La Diablada de Oruro” y definió a la Diablesa en el siguiente concepto:“El demonio en su afán de conquistar a las almas buenas, toma a las doncellas para sus fines malignos, a quienes las convierte en las portadoras de los siete pecados capitales para facilitar el dominio de los humanos. Durante el espectro de la danza, avanza delante de la tropa (de diablos) preparando el espacio en la explanada para la presentación del conjunto y posteriormente realizar los mismos cuadros (coreografía) que los diablos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada